Cómo hacer una casa para hámster

3/Junio/2021

Los hámsteres se caracterizan por ser mascotas pequeñas y muy fáciles de mantener. Todo lo que necesitan es una buena alimentación, una jaula de buen tamaño con una casa que les pueda servir como un nido, donde descansan y almacenan su comida.

Esta casa puedes fabricarla tú mismo, por lo que vamos a enseñarte cómo hacer una casa para hámster.

Varias opciones

Si lo que estás buscando es una jaula económica para tu hámster, lo mejor que puedes hacer es elaborarla con tus propias manos. Hya unas más fáciles que otras y con mejores materiales. Todo depende de la habilidad que tengas y lo que queremos ofrecerle a nuestra pequeña mascota en ese momento.

Casa con una maceta

En este tema sobre cómo hacer una casa para hámster, esta es una de las más sencillas. Toma la maceta de tu elección, colócala boca abajo y con ayuda de una tijera o cúter, crea una especie de entrada para que el hámster pueda acceder a la casa. Debes hacer esto con sumo cuidado porque esta entrada no debe cortar. Los huecos que tiene la maceta en la parte superior ayudarán con la ventilación de la casita.

Casa con palitos de helado

En esta idea sobre cómo hacer una casa para hámster, necesitarás palitos de helado, una regla y pegamento no tóxico ya que es probable que nuestro roedor roa la madera e ingiera el pegamento. Igualmente, usa la menor cantidad de pegamento posible, sobre todo en las esquinas. Además, usaremos una lija, con el fin de afinar los extremos de los palitos que tengas que cortar y así el hámster no se lastime.

Para empezar, pega dos palitos de helados por una de sus caras, de manera que te quede una sola pieza. Sigue este mismo patrón hasta obtener 8 palitos pegados de esta forma. Con ellos harás una de las paredes de la casa, así que fíjalos con pegamento de manera que tengas una pared.

Finalizando esta alternativa sobre cómo hacer una casa para hámster, sigue pegando y cortando los palitos dependo del modelo de casa que hayas creado. Recuerda lijar los bordes y no pintes la casa porque la pintura que emplees podría ser tóxica para tu pequeño amigo peludo.