Eutanasia de perros y gatos: ¿qué es y cómo se hace?

25/Marzo/2021

La eutanasia de un felino o can puede realizarse en el veterinario o en casa, dura pocos minutos y el medicamento usado causa la inconsciencia para evitar todo sufrimiento

El adiós a un perro o gato querido es uno de los momentos más difíciles y duros. Pero una vez tomada la decisión de practicar la eutanasia a un can o felino aparecen otras preguntas: ¿en qué consiste?, ¿le dolerá?, ¿puedo pedir al veterinario que venga a casa?, ¿cómo fallecerá?... Conocer las respuestas de estas interrogantes resulta de gran ayuda para todos en esas circunstancias.

Eutanasia a perros y gatos: un adiós cargado de amor

Decir adiós a nuestro gato o perro porque el animal está sufriendo y tiene pocas posibilidades de recuperarse, y para ello usar la eutanasia, es un momento tremendamente duro. "Tomar la decisión de practicar la eutanasia a nuestro felino o can nunca es sencillo; pero en ocasiones es el favor más bonito y bondadoso que podemos hacerle, cuando está muy enfermo o tan herido que su calidad de vida nunca volverá a ser buena o aceptable", afirma la veterinaria Laura Eirmann.

La determinación, además, conviene hablarla con el veterinario. "No hay que tener miedo de visitar al médico y consultarlo con él. Muchos de los síntomas de la edad, como la artritis canina o felina, pueden ser aliviados y tratados, si los detectamos a tiempo", argumentan los veterinarios de la protectora Blue Cross.

Esta conversación con el veterinario debe abarcar cuestiones como si el perro o gato puede comer, beber, dormir y moverse con una comodidad razonable o no. También hay que valorar si el animal responde cuando se está cerca de él y saluda o se muestra feliz de ver a su humano. Los veterinarios explican que una imposibilidad persistente e incurable para comer, los vómitos constantes, un dolor no tratable, así como la incapacidad de respirar con normalidad son señales que avisan que la eutanasia debería ser considerada y que ha podido llegar el momento de decirle adiós.

"Tristemente, pocos son los canes y felinos que tienen la posibilidad de fallecer de forma tranquila en casa: la mayoría de las veces tomamos la decisión tarde, cuando su calidad de vida ya se ha deteriorado mucho y la eutanasia es la única opción", advierten estos médicos veterinarios.Si su perro presenta vómitos o diarreas en estas fechas, es necesaria la atención veterinaria inmediata, para evitar casos de deshidratación severa en cuestión de horas.

Todo perro debe contar con una casa, lona o techo que les provea una sombra, además, para evitar el incremento de su temperatura así como la insolación, la casa debe tener ventilación y ser lavada regularmente.

Eutanasia a perros y gatos, ¿en la clínica o en casa?

Además, es importante conocer que la eutanasia de estos animales puede realizarse en la clínica veterinaria. En este caso, conviene llevar su cama preferida, su manta y algunos de sus juguetes, para que se encuentre lo más confortable y cómodo posible.

Pero también está la opción de pedir al veterinario que se desplace a casa para practicar la eutanasia. No todos los médicos ofrecen esta posibilidad, por lo que es importante informarse y confirmar que este extremo es posible con antelación. Y no solo eso. De esta manera su humano puede estar presente o no durante estos últimos momentos con su amigo de cuatro patas.