Cómo proteger a las mascotas de los fuegos artificiales

07/Enero/2021

Cada fin de año, los dueños de mascotas deben contar con el cuidado para que sus fieles amigos no tengan problemas con los fuegos artificiales.

Cada fin de año, con la llegada de la Navidad y el Año Nuevo, las mascotas tienden a sufrir con los festejos y el lanzamiento de fuegos artificiales, algo por lo que sus dueños deben considerar en esas fechas y así evitar que nuestros fieles amigos tengan problemas en un futuro.

Es por esto que es muy importante que los dueños tomen medidas antes de que lleguen las fiestas y así proteger a sus mascotas antes que llegue medianoche y que los fuegos artificiales iluminen los cielos. Los fuertes ruidos producen que las mascotas babeen más de lo necesario, otras tienen temblores e incluso otras consecuencias más graves debido a los estruendos de los fuegos artificiales.

¿Qué le ocurre a las mascotas con los fuegos artificiales?

Las mascotas simplemente se estresan, por lo que en el caso de un perro, ellos se alertan y evitarán hacer cosas que los vuelva vulnerables como el acto de comer, beber agua o incluso dormir. Además, suelen ponerse más ansiosos y manifiestan más atención de lo normal, como saltar o llorar.

Otro síntoma que la mascota no lo está pasando bien es su postura corporal, que por lo general adoptan cuando están asustados, encorvado, con las orejas abajo, las pupilas dilatadas, con la cola abajo o entre las patas traseras.

Sin embargo, hay síntomas que son mucho más graves, como la salivación excesiva, taquicardia o intentar huir. En el caso de los perros, algunos tienden a ponerse más agresivos, por lo que se recomienda tomar medidas preventivas y lamentar hechos posteriores.

El cierre de puertas y ventanas a la medianoche es una buena opción, o también encender la televisión con un volumen alto o colocar música y así generar un ambiente más tranquilo para las mascotas. Lo ideal es mantener a los perros en una sola habitación y nunca afuera, asimismo el ambiente tiene que estar preparado ante posibles escapes o accidentes que pueda tener la mascota.

Otra forma de distraerlos y que se sientan seguros es ofrecerles juguetes. Sin embargo, hablarle a tu perro como si fuera un niño no es una buena idea, ya que el perro puede interpretarlo como miedo e inseguridad.