Las plumas, indicativas de enfermedades

06/Febrero/2020

A través del comportamiento de las aves y de sus plumas podemos intuir las afecciones que padecen nuestros pájaros y, así, ponerle remedio a la situación

Igual que nuestros pelos pueden decir mucho sobre nuestra salud, las plumas de las aves también pueden revelar desequilibrios o enfermedades en el organismo de las aves. Por ello, estar atento al plumaje de tus pájaros es esencial para diagnosticar de manera temprana cualquier problema en su salud.

A continuación, te contaremos qué enfermedades y problemas de salud pueden provocar alteraciones en las plumas y cómo reconocer sus síntomas para cuidar mejor de tus aves.

Enfermedades que provocan alteraciones en las plumas de los pájaros

Falsa muda

La falsa muda en los pájaros puede consistir en mudas anormales o en la pérdida de plumas fuera del periodo de muda. No se trata de una enfermedad, pero suele revelar problemas en el ambiente o en el organismo de las aves.

Por lo general, la falsa muda suele estar asociada a la exposición exagerada al sol o a los cambios bruscos de temperatura. No obstante, el estrés y la presencia de ácaros también están entre las principales causas de los problemas en la muda y de plumaje de los pájaros.

Para prevenir la falsa muda, es esencial acondicionar debidamente el espacio de tus aves y ofrecerles una adecuada medicina preventiva. Además de controlar la temperatura y humedad del hogar, será fundamental mantener una óptima higiene de su jaula y su entorno.

Parásitos externos

Los pájaros son bastante sensibles a los parásitos externos, como ácaros, piojos y pulgas. Estos ectoparásitos no solo provocan daños en su piel y plumaje, sino que debilitan progresivamente su salud; incluso se llega a provocar anemia y problemas respiratorios en caso de que no sean tratados rápidamente. as y niños.

Por lo general, los primeros síntomas de la presencia de ectoparásitos se hacen notar en su comportamiento. Las aves suelen mostrarse agitadas y acicalarse constantemente: se rascan y utilizan su pico para aliviar el picor y el incomodidad que sienten.

En consecuencia, notamos la ausencia tópica de plumas (‘calvas’) en algunos puntos de su cuerpo. Además, los pájaros pueden provocarse pequeñas heridas en su piel, que también suele estar irritada e inflamada.

Al identificar estos síntomas en tus aves, será indispensable consultar a un veterinario especialista para desparasitarlas correctamente. También será esencial higienizar profundamente la jaula, los objetos y el entorno del pájaro para combatir los parásitos.

El picor en las aves

El picor no es una patología, sino que consiste en un comportamiento dañino en el cual el propio pájaro arranca sus plumas, de manera que se autolesiona. De esta forma, aparece como un síntoma de algún desequilibrio en la salud física o mental de los pájaros.

En gran parte de los casos, el picor suele empezar gracias a la presencia de ectoparásitos en el cuerpo del animal. No obstante, el estrés en las aves también puede conllevar a conductas obsesivas de esta característica.

Por ello, la mejor forma de prevenir el picor es desparasitar regularmente a tus aves, mantener una óptima higiene en el hogar y ofrecerles un ambiente positivo y enriquecido.