Cómo proteger a tu gato frente a los venenos domésticos

09/Enero/2020

Apostar por el orden y sistemas de seguridad adecuados es fundamental para prevenir posibles accidentes

Gran parte de las afecciones felinas se deben a intoxicaciones ocurridas dentro del hogar. Conocer los venenos potenciales, además de adoptar una serie de medidas preventivas, resulta fundamental a la hora de proteger a tu gato.

Normalmente, los gatos domésticos están expuestos a gran cantidad de riesgos que los dueños no pueden abordar. Muchos de estos animales pasan largas horas fuera del ámbito familiar, por lo que son susceptibles de atropellos, envenenamientos o vandalismo urbano.

Sin embargo, en la propia vivienda también existen gran cantidad de amenazas que normalmente pasan desapercibidas, que pueden ser los venenos potenciales en el entorno doméstico:

  • Medicamentos humanos.
  • Algunos alimentos humanos.
  • Productos de limpieza y otras sustancias químicas.
  • Productos cosméticos.
  • Plantas ornamentales de interior o de jardín.
  • Insecticidas, raticidas y otro tipo de venenos.

Síntomas de veneno en gatos

Si después de una de sus escapadas el animal muestra un comportamiento diferente al habitual, puede ser reflejo de una posible intoxicación alimentaria. Existen varios síntomas que pueden ayudar a los dueños a identificar estas dolencias:

Aumento de vómitos y diarreas. Los vómitos en los gatos son ‘frecuentes’ por su tendencia a expulsar las denominadas bolas de pelo. Sin embargo, cuando se produce un número más elevado de estos se puede sospechar que el animal ha ingerido algo inadecuado.

Reacciones alérgicas cutáneas. El enrojecimiento de la piel, la aparición de prurito, o la presencia de mucosas poco húmedas y con colores pálidos, pueden actuar como indicadores físicos objetivos.

Problemas cardiorrespiratorios. Estornudos, dificultad para respirar y cualquier tipo de alteración en el ritmo cardíaco habitual.

Síntomas neurológicos. Las pérdidas de equilibrio, los calambres y los comportamientos apáticos indican graves dolencias.

En general, la medida más objetiva y eficaz para proteger a tu gato es la prevención. Estos animales gozan de una independencia que, ligada a su curiosidad y su capacidad para alcanzar todo tipo de rincones, los convierte en unas mascotas muy expuestas al riesgo.

Medidas preventivas para proteger a tu gato

  • Mantener el orden y asegurar un difícil acceso, conviene usar sistemas de cierre seguro.
  • Conocer los alimentos perjudiciales para evitar posibles trastornos gastrointestinales.
  • Evitar especies vegetales incompatibles con los felinos.
  • Reducir o evitar el uso de venenos.
  • La mayor parte de los problemas se producen cuando el animal está fuera del ámbito doméstico.