Mitos y realidades sobre la esterilización de perros y gatos

30/Agosto/2018

Esterilizar es un acto de responsabilidad sobre el que hay muchas falsas creencias, para intentar aportar luz a este tema, nada mejor que recurrir a los profesionales de la salud animal. En esta ocasión intentaremos aclarar los mitos y supersticiones más comunes entorno a la esterilización

Una de las preguntas más frecuentes que se hacen los propietarios de perros y gatos es cuándo esterilizarlos. ¿A qué edad? ¿Hay que esperar al primer celo en las hembras? ¿Cuándo recomendáis esterilizar?

Este es un tema que está muy en debate en la actualidad y que no está del todo claro a nivel científico, especialmente en hembras. Sí que se sabe claramente que la esterilización antes del primer celo o entre el primer celo y el segundo tiene un efecto preventivo de prácticamente el 100% sobre la futura aparición de tumores de mama pero se desconocen todavía con precisión otros aspectos como el papel que juegan las hormonas sexuales en el desarrollo, etc. En los próximos años, con la aparición de nuevos estudios, se podrán dar recomendaciones con mayor rigor y probablemente personalizadas en función de la raza y el estilo de vida del animal. A día de hoy podríamos decir que la recomendación es esterilizar a los machos de gato a los seis meses, justo antes de la pubertad, para evitar la aparición de problemas asociados al marcaje, a las hembras de gato antes del primer celo, sobre los seis meses también y a las hembras caninas como muy tarde antes del segundo celo, en razas pequeñas los seis meses es una buena edad, en razas medianas ocho meses y en razas grandes sobre el año de edad.

Hay distintos tipos de esterilizaciones en hembra. ¿Cuál es el más conveniente?

La esterilización en hembras se puede hacer mediante ovariectomía (extirpación de los ovarios) u ovariohisterectomía (extirpación de ovarios y útero). Elegir un método u otro viene determinada por la elección del veterinario.

En cuanto al modo de hacerlo, puede ser por cirugía convencional o por laparoscopia. La laparoscopia es un método menos invasivo, pudiendo realizar el procedimiento a través de orificios de un tamaño muy reducido proporcionando una recuperación mucho más rápida y con menos molestias.

¿Cómo es la recuperación de machos y hembras? ¿De qué manera tenemos que atender a nuestro animal recién intervenido?

La recuperación suele ser sencilla en ambas especies. Normalmente son cirugías ambulatorias que permiten dormir en su casa al animal el mismo día de la intervención. En los días posteriores tienen que estar en reposo y debemos de proporcionarles unos días de antibioterapia preventiva y analgesia y realizar curaciones diarias de la herida, así como evitar que se la puedan tocar mediante collares isabelinos, mallas u otros procedimientos. Normalmente a los diez días el veterinario revisará la herida y retirará los puntos si los lleva.

Hay aún muchos mitos y recelos en torno a la esterilización, ¿cuáles son los más comunes?

  • 1. “Es necesario que tenga una camada”: no hay ninguna evidencia científica que demuestre ningún beneficio para nuestro animal por tener una camada, ni vamos a prevenir ni evitar nada.
  • 2. “Si la esterilizo le va a cambiar el comportamiento”: el comportamiento no se modifica. Sólo en casos de agresividad entre machos podemos en muchos casos disminuir o eliminar este comportamiento.
  • 3. “Si lo esterilizo me va a engordar”: la obesidad depende sobre todo de los hábitos de vida, de una alimentación incorrecta y de la falta de ejercicio físico.
  • 4. “Es muy nervios@, lo voy a esterilizar para que se calme”: si no obedece a algo patológico su comportamiento seguirá siendo igual.

Hay gente que recurre a la esterilización, principalmente hablo de perros machos adultos, para corregir problemas de comportamiento. ¿Es realmente efectiva?

La castración en el perro macho es efectiva para los problemas de agresividad intrasexual entre machos (pero hay que asegurarse bien de que es eso y no miedo, territorialidad, etc.), así como para los problemas de marcaje hormonal con orina y, en menor medida, para los de vagabundeo. Aunque en estos, se recomienda antes reforzar las medidas de confinamiento y la estimulación, si el perro se escapa del jardín, ya que puede hacerlo por otros motivos, y mejorar la llamada y la supervisión del paseo si es en la calle, de manera que no es en absoluto la primera opción. En gatos machos sí que es muy efectiva para prevenir comportamientos indeseados como el vagabundeo o la tendencia a peleas entre machos.

¿Se debería promover desde las instituciones públicas la esterilización? ¿Cómo?

Desde las administraciones públicas se debería de promover la educación en la tenencia responsable de los animales de compañía, proporcionar cuidado a los animales abandonados y las campañas de esterilización se deberían de limitar a animales abandonados mediante la colaboración con clínicas veterinarias o sociedades protectoras de animales.